Comenzar por Londres la sección gastronómica de Viajes Futboleros es poco menos que un pecado. La comida británica, es bien sabido, no se encuentra entre las más reputadas del planeta y, creedme, lleva siglos haciendo méritos en este sentido. Cualquiera que haya tenido que degustar las especialidades locales en un full English breakfast sabe de lo que estoy hablando. Está bien que pongamos pronto las cartas sobre la mesa, para que no os llevéis una idea equivocada de lo que pretendemos con este artículo, que no es otra cosa que lograr que tu hígado y tu estómago salgan airosos del reto que supone comer en Londres durante un fin de semana.

Eso sí, que nadie se lleve las manos a la cabeza. Seguid leyendo y comprobaréis que, con un poco de ayuda y los consejos adecuados, uno puede comer realmente bien en la capital británica. Bien y barato, porque la oferta gastronómica es casi infinita. El problema está en comer lo primero que se nos presenta, porque ahí sí que uno corre el riesgo de llevarse a la boca algo infumable. Y claro, los ingleses están acostumbrados, pero uno es adicto a la dieta mediterránea y todo eso y no pasa por ciertos aros. Conviene saber que alrededor de cualquier estadio londinense proliferan los puestos de comida con el avituallamiento típico de la zona. Yo, por principio, os aconsejo que huyáis de ellos, al igual que es poco recomendable comer en los propios recintos deportivos, porque el precio no se corresponde con la calidad del producto. Aún me duelen las siete pounds que pagué por un perrito caliente mondo y lirondo en el Emirates Stadium, sin mayor aditivo que un poco de ketchup. La solución, bien sencilla, es comer antes del partido y dejar algo de espacio para la cerveza, que eso sí se puede consumir, y en cantidades industriales, a las afueras del estadio.

 

CADENAS DE ALIMENTACIÓN

Puede resultar sorprendente, pero os aseguro que es un recurso muy válido, sobre todo si hace buen tiempo en Londres y uno puede pasear por algunos de los hermosos parques que pueblan la capital británica. Se trata de dos cadenas que venden comida sana y barata, y a veces incluso sabrosa. Hablamos de Eat y Marks & Spencer. Son dos cadenas, así que no tendrás problemas para encontrar alguno de sus establecimientos.

 

Merendero en High Park, Londres
Si compras comida en Londres, una gran opción es almorzar en el merendero de High Park.

 

FISH & CHIPS

Claro está que tú puedes preferir algo más típico, digamos los clásicos fish & chips. En tal caso te sugiero que pruebes en Poppies, cerca del mercadillo de Spitalfields (también lo encontrarás en Camden). Dicen los entendidos que son de los mejores de Londres y puedo dar buena fe de ello.

 

Borough Market en Londres
Borough Market es uno de los mercados de Londres dedicado en exclusiva a la comida.

 

HAMBURGUESAS

Otra opción muy típica pero no por ello menos recomendable es tirar de la clásica hamburguesa. Ni que decir tiene que en Londres hay miles de restaurantes que apuestan por este plato tan socorrido, pero yo os recomiendo Carnaby Burger Co. Primero porque está en uno de mis rincones preferidos de Londres y segundo porque sus hamburguesas están de vicio.

 

Mercado de Portobello Road en Notthing Hill, Londres
Si optas por comida sana podrás comprar fruta en el mercado de Portobello, en Notthing Hill.

 

COMIDA ASIÁTICA

Si eres un amante de la comida asiática, en Londres encontrarás multitud de restaurantes indios y tailandeses, por no hablar del Soho y su famoso barrio chino. Tengo incluso un restaurante japonés que recomendar: Abeno (hay uno frente al British Museum y otro en Leicester Square), y su especialidad es el Okonomiyaki.

 

Canary Wharf, zona residencial de Londres junto al rio Tamesis
A pesar de todo, no será necesario pescar en Canary Wharf para comer bien y barato en Londres.